s√°bado, 21 de enero de 2017

DEUTERONOMIO 32:46-47 ENSE√ĎA A TUS HIJOS AMAR A DIOS

👫LA OBLIGACION DE NOSOTROS
ES ENSEÑARLES A NUESTROS HIJOS , LA PALABRA DE DIOS.

👉HAGAMOS UN RECORDATORIO:
CUANDO MOISÉS LE RECITO ESTAS PALABRAS AL PUEBLO DE ISRAEL ANTES DE MORIR DIJO:

Deuteronomio, 32:46 -🍃 y les dijo: Poned vuestro corazón a todas las palabras que yo protesto hoy contra vosotros, para que las mandéis a vuestros hijos, y guarden y cumplan todas las palabras de esta ley.

Deuteronomio, 32:47 🍃- Porque no os es cosa vana, mas es vuestra vida; y por este negocio haréis prolongar los días sobre la tierra, para heredar la cual pasáis el Jordán.

👫Quien no desea ver a su familia completa en los cielos? , quien no desea  la eternidad?
CLARO , todos deseamos pero cuántos realmente demostramos nuestro interés? La verdad la lista es interminable y nadie sabe nada de nadie, ni quien es peor o quien es el mejor, el único que lo sabe es Dios, el es el único que sabe cada una de las fallas que cometemos o nuestras buenas obras, nosotros no podemos decir con certeza nada ya que la veracidad de las cosas no está en nosotros,  sino en Dios, nosotros no debemos criticar , ni juzgar al hermano ,ni a la hermana,  a tus semejantes,  cuando tienes una carga muy pesada de tus propios pecados.

👫Muchos piensan que si sirvieron una vez e hicieron la obra de Dios ya están salvos, pues no, no es así,
la obra de Dios es continua día a dia trabajar la obra de Dios, no  enviar mensajes de crítica personal, sino mensajes positivos de amor y esperanzas, de fe y de gratitud, ayudar a nuestros propios hijos a decirles que nunca es tarde para perdonar y que reflexionen que Dios existe y hace milagros todos los dias

❤️Pongamos nuestro corazón y esfuerzo,  para que las palabras que fueron enviadas de los cielos no se pierdan en nuestra generacion y enseñemos a nuestros hijos, parientes y amistades la palabra de Dios, para que nunca se pierda lo que Dios  nos ha mandado hacer.

QUE LAS BENDICIONES DE DIOS NUNCA FALTEN EN TU VIDA,
AMEN 🌷

comparte Fe y el Evangelio

No hay comentarios.:

Publicar un comentario